No sólo la Comunidad Valenciana se caracteriza por su producción vinícola. En todo el territorio español, la cultura del viñedo y la producción de vinos de todo tipo son parte fundamental de la cultura ibérica desde tiempos inmemoriales.

De sur a norte y de este a oeste podemos encontrar rutas del vino que sirven no sólo para desvelar los secretos y placeres de la enología, sino también como una excelente excusa para descubrir y re-descubrir algunas de las diversas regiones de la geografía española.

He aquí, a modo de ejemplo, tres de las tantas rutas del vino del territorio español.

Bullas (Murcia)

Al sudeste de la península, justo entre Andalucía y la Comunidad Valenciana, se encuentra la Región de Murcia. Además de ser una de las principales productoras agopecuarias de toda Europa, Murcia se caracteriza por sus zonas de viñedos. Junto con Jumilla y Yecla encontramos a Bullas, situada en la Comarca del Noroeste. Sede de una reconocida Denominación de Origen, la actividad vinícola de Bullas se puede rastrear hasta la ocupación romana, de la que ha sobrevivido hasta nuestros días la famosa escultura del Niño de las Uvas. La ruta del vino de Bullas se caracteriza especialmente por sus vinos tintos.

Ribera del Duero (Castilla y León)

Uno de los vinos más consumidos dentro del territorio español, la Denominación de Origen Ribera del Duero también ofrece un recorrido apasionante por sus viñedos. Corresponde a una franja de territorio que se extiende sobre el Río Duero por más de 100 kilómetros, alcanzando en total unas 22.000 hectáreas de tierra cultivada. Casi la totalidad de su producción corresponde a la uva tinta conocida como Tempranillo.

Rías Baixas (Galicia)

En el extremo noroeste de la península se encuentra la Denominación de Origen Rías Baixas, que se extiende a través de las provincias gallegas de A Coruña y Pontevedra. A lo largo de esta extensa ruta se pueden visitar más de 50 bodegas, que se suman al encanto del paisaje natural y cultural de Galicia. En sus más de 2000 hectáreas se respetan las formas de producción vinícola tradicionales de un modo estricto.