Las rutas del vino se han transformado, sobre todo en las últimas décadas, en una de las formas de turismo más populares de todo el mundo.

Cada año cientos de miles de viajeros de todos los rincones del planeta se dedican a descubrir las maravillas de la producción vinícola en los cinco continentes. Junto con el ecoturismo, es uno de los tipos de viaje elegidos por lo más jóvenes a la hora de conocer algún punto en el mapa.

Para aquellos amantes de las apuestas, muchas de estas rutas incluyen además casinos u otros sitios de entretenimiento similares. Pero muchas de ellas están alejadas de las zonas turísticas más tradicionales, y una sala de apuestas puede ser difícil de encontrar. Para ellos existen sitios web como 888 casino, al que se pude acceder desde cualquier lugar, sólo con una conexión a internet. Un modo de disfrutar del juego desde cualquier lugar y hacer un poco de dinero extra para conocer más a fondo la España profunda.

La ruta de Utiel-Requena

En el país existen decenas de rutas del vino. Entre las más famosas y populares se encuentran la Ribera del Duero, las de La Rioja, y las Rías Baixas, entre muchas otras. Dentro de éstas, una de las más importantes es la ruta de Utiel-Requena, en la Comunidad Valenciana.

Situada en el límite entre la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, los primeros indicios de producción vinícola en la región datan del siglo VII a.C. La ruta está organizada alrededor de la comarca de Utiel-Requena, y está bañada por el Río Caballero y el Río Magro.

A lo largo de de diez municipios, que suman unas 40.000 hectáreas totales de viñedos, la ruta de Utiel-Requena es tal vez la más antigua e importante de la Comunidad Valenciana. La zona es montañosa y está salpicada de hermosos ejemplos de arquitectura medieval. La producción vinícola es la principal actividad económica de la región, con más de 100 bodegas en funcionamiento. Utiel-Requena es denominación de origen desde el año 1932, y se especializa en vinos tintos y rosados.